lunes, 13 de junio de 2016

Vuelve la heroína

La heroína se consume y se mueve más por España. Las últimas operaciones policiales contra esta droga así lo muestran: solo en la última redada policial, a finales de abril, los agentes se incautaron de 56 kilos de esta sustancia ilegal en Galicia. El material, que procedía de Países Bajos, se requisó en Tui (Pontevedra) y su destino era el mercado gallego y portugués.

Pese a que para muchos hablar de heroína retrotrae a ‘la movida’, a las calles salpicadas de yonkis de las grandes ciudades en los 80 y los 90 y a muchos cantantes y famosos de la época enganchados a esta droga, los primeros años de la crisisvolvieron a despertar a la bestia. En 2008 hubo un repunte en el tráfico y el consumo de heroína, así como en las incautaciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad, que requisaron 548 kilos de esta sustancia.


Incautación heroína   



Pero parece que 2015 tampoco ha sido ‘mal año’, a la luz de los decomisos realizados. La Policía Nacional requisó 214 kilos de esta droga el año pasado y la Guardia Civil otros 118 kilos, según datos proporcionados por ambos cuerpos policiales a Estrella Digital. Y para este 2016, se espera que haya un incremento
Otras fuentes policiales confirman a pie de calle lo que muestran los datos oficiales:el menudeo de esta droga crece exponencialmente y no sólo en lugares apartados y marginales, sino en el centro de las grandes ciudades, en barrios como el populoso y multicultural Lavapiés de Madrid. Además, los consumidores no proceden de barrios marginales ni son inadaptados sociales, sino que aumenta el número de consumidores de clase media y, sobre todo, alta.
Aún así, en España la difusión del consumo de esta sustancia no ha aumentado tanto como en países como Estados Unidos, donde en lugares como Dayton las muertes por sobredosis de esta sustancia se cuadriplicaron entre 2002 y 2013. Además, su consumo en las personas entre 18 y 25 años se ha duplicado. 

¿Por qué vuelve a consumirse?
Los expertos en la lucha contra el tráfico de drogas asocian el repunte de consumo de heroína con la crisis. Así lo explican los agentes de la Sección II de la Brigada Central de Estupefacientes (BCE) de la Policía Nacional, que indican que se trata de una sustancia más barata que, por ejemplo, la cocaína. Aproximadamente, es un 30% más barata: si un gramo de cocaína puede rondar los 30 o 35 euros, el precio de la misma cantidad de heroína oscila entre 19 y 29 (aunque depende de la zona de venta y de la calidad).
Además, la heroína se suele vender en micras, por lo que el consumidor no necesita tener tanto dinero disponible para consumir una dosis. Según explican los expertos policiales de la BCE (integrada en la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado UDYCO), las características adictivas de esta sustancia hacen que sea necesario consumirla más veces.
¿Cómo llega a España?
Esta droga suele llegar en coches, en su mayor parte desde Países Bajos, como en la última operación. La droga, obtenida a partir del opio que se cultiva en Afganistán, llega por distintas vías a Turquía, desde allí viaja por los Balcanes y el centro de Europa hasta llegar a los Países Bajos, que ejerce el papel de país “distribuidor” a nivel europeo.

Habitualmente, la heroína llega en los coches en mochilas y maletas difícilmente rastreables, aunque la policía ha detectado que también entran ciertas cantidades por avión, dentro del Espacio Schengen. También ha habido casos de traslados de la droga desde Nigeria, aunque, insisten, la mayor parte llega por vía terrestre.

Parte de la droga incautada por la Policía Nacional en Tui (Pontevedra) a finales de abril. | POLICIA NACIONAL   


¿Cómo llega hasta el consumidor final?
El mercado español de la heroína está controlado por turcos, que se ocupan de traer la droga, y por españoles, muchos de ellos de etnia gitana, que son los que lo distribuyen hasta que llega al consumidor, según datos de las operaciones antidroga llevadas a cabo por la Policía Nacional.
Hay diferencias por territorio. En zonas como Galicia son narcotraficantes gallegos los que se ocupan de la distribución, mientras que en Cataluña hay una gran presencia de paquistaníes que se ocupan de prácticamente todo el proceso: desde la gestión para traer la mercancía hasta el ‘menudeo’ en las calles.

Fuente:estrelladigital


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Podeís comentar lo que queraís! Norma:
-Hablar con respeto y no insultar. Gracias... =)